La bota de vino es un recipiente de piel que permite contener todo tipo de líquidos.

Es una vasija ligera y flexible. Suelen con piel de cabra que es muy resistente y manejable para su fabricación.

Su interior se recubren de pez o de látex.

Ha sido un utensilio muy apreciado por todas las civilizaciones y algunos incluso dicen que puede ser tan antiguo como el mismo hombre.

Las botas se pueden encontrar y comprar en diferentes modelos, los más habituales son rectos o con la boca curvada.

Las auténticamente tradicionales son las confeccionadas en piel de cabra e impermeabilizadas con resina de pino, también conocido como hemos dicho, de pez.

La mítica bota de vino Tres ZZZ están fabricadas con auténtica piel de cabra de gran calidad, siguiendo un proceso totalmente artesanal desde el principio hasta el final.

RebajasMÁS VENDIDOS TOP 1 Albainox 34503 Botas de Vino Curva Serraje, Unisex Adulto, Multicolor, 1 L
MÁS VENDIDOS TOP 2 Albainox 34504 - Bota de Vino Curva Serraje, 1.5 litros
MÁS VENDIDOS TOP 3 Albainox 34510 - Bota de Vino Recta Serraje 1 1/2 Litro
MÁS VENDIDOS TOP 4 Albainox 34505 Bota de Vino curva serraje 2 Litros
MÁS VENDIDOS TOP 5 LAKEN Bolsa de Bota, Cantimplora de Piel con Forma Recta 1L
MÁS VENDIDOS TOP 6 UYUNIX Bota de Vino en Piel Cuero Vacuno Interior de Látex 1L con Tapón con bomba de vacío para botella Cantimplora para transportar y conservar bebidas

Última actualización el 2022-08-11 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

¿Por qué comprar una bota de vino?

La bota de vino ha ido sufriendo adaptaciones durante su historia.

Al inicio de los tiempos no eran como las conocemos actualmente.

Eran pellejos, odres o corambres que se confeccionaban con pieles completas, por tanto, eran de gran tamaño y con una capacidad de hasta 120 litros.

Por eso eran ideales para el transporte de líquidos a caballo y en barcos, al ser más flexibles y resistentes que los recipientes de de barro o vidrio.

Los pellejos se usaban para el transporte de agua, miel, aceites y vinos.

La bota de vino típica española siempre se ha elaborado con el interior de pez.

Por la década de los años 60 se empezó a crear botas de vino con el interior de látex, debido a la aparición de nuevos métodos impermeabilizantes.

La bota era imprescindible en la alforja o zurrón, acompañando en las largas jornadas de trabajadores y pastores.

Cuando se juntaban con otras personas se compartían unos sorbos de vino de sus respectivas botas, mientras hablaban y descansaban en sus agotadoras jornadas.

“En la antigua Grecia, los mejores poetas era recompensados con un odre de vino.”

Las botas de vino en nuestros días, siguen siendo compañeros habituales en las salidas campestres, corridas de toros y fiestas nacionales como San Fermín en Pamplona o en la famosa Batalla del vino de Haro.

Conclusión

Una buena bota de vino te acompañará donde tú quieras siendo una buena alternativa de los envases de aluminio, botellas de plástico y otros recipientes desechables y contaminantes.

Deja una respuesta